Las circunscripciones electorales = diseño a la medida del oficialismo

Súmate ha venido denunciando la estrategia electoral del gobierno, aplicada con abyección desde el propio Consejo Nacional Electoral (CNE), con la aplicación del diseño y control electoral a la medida de los intereses del oficialismo, así como del ventajismo y la intimidación en contra de la disidencia política. La reciente aprobación de la modificación de circunscripciones, especialmente en siete (7) de los ocho (8) estados del país en los que el CNE cambió los límites geográficos de sus circuitos internos, constituye un ejemplo de cómo el gobierno aplica un diseño y control electoral a su medida.

La primera violación que se debe destacar respecto a las circunscripciones aplicables para las elecciones parlamentarias, es la eliminación de la representación proporcional para la porción de diputados que se eligen nominalmente. Así, el 70 % de los diputados se elige por mayoría, mientras que sólo el 30 % se elige proporcionalmente, aunque según la Constitución de nuestra República, todo el sistema electoral debería ser de representación proporcional.

La segunda irregularidad que se hace evidente es la discrecionalidad entre la proporción de candidatos nominales y lista para cada estado, con los casos de Zulia en un extremo, en el que se elige 80 % por vía nominal y apenas 20% por vía lista, y Amazonas con sólo 33% electo por vía nominal.

Las irregularidades descritas ya se conocían antes de la publicación de las nuevas circunscripciones. También se sabía que de acuerdo con la nueva Ley de Procesos Electorales, aprobada inconstitucionalmente por la Asamblea Nacional en Agosto del año pasado, se abría la posibilidad de desmembrar municipios en sus diversas parroquias, y unirlas con otros municipios
para cambiar las circunscripciones existentes, que antes sólo podían ser agrupaciones de municipios completos.

Una vez conocidas las modificaciones, ya se sabe cómo el oficialismo quiso aplicar su diseño a la medida, definiendo agrupaciones que permiten confinar la mayor cantidad de votos que en elecciones pasadas se han manifestado en contra del oficialismo, en la menor cantidad de circunscripciones posible, a modo de ‘ghettos’.

Sin embargo, la alteración de los límites geográficos de las circunscripciones afectadas no concluye con el confinamiento de los votos que el gobierno ya sabe que se manifestarán en su contra. Las bases poblacionales que permiten elegir cada diputado nominal fueron forzadas al extremo, de manera que los ghettos así conformados por el CNE requerirán en las próximas elecciones elegir sus diputados con una cantidad mucho mayor de electores que la que requerirán las circunscripciones que históricamente se han manifestado especialmente a favor del oficialismo.

Este caso de diseño y control electoral a la medida del oficialismo, también es evidencia de aplicación del ventajismo, porque una manipulación tan descarada como la evidenciada por el CNE en este caso, sólo puede entenderse como el uso abusivo de todos los recursos al alcance del Estado, arrancando con una Asamblea Nacional que pretendió tender un piso legal para tal perversión, y culminando con la sumisión del organismo electoral aprobando un plan forjado para satisfacer los intereses del partido de gobierno.

Finalmente, la aplicación de este diseño a la medida, sin que a ningún actor relevante de la disidencia se le ocurra siquiera intentar un recurso en el Tribunal Supremo de Justicia contra estas acciones inconstitucionales e ilegales, es ejemplo también de la intimidación intentada desde el alto gobierno.

Ante este escenario de inequidad – aunque se le haya pospuesto la publicación de las nuevas circunscripciones hasta último momento, para atrasar sus posibilidades de prepararse para las próximas contiendas electorales – la disidencia debe aprovechar que al fin el CNE le dio a conocer esta información fundamental para establecer sus propias estrategias, aunque el campo de batalla fue diseñado a partir de los intereses del oficialismo. Esto requiere organizarse unitariamente a partir de los frentes estratégicos que le permiten unas circunscripciones desde las cuales podrá administrar sus recursos para lograr eficazmente el propósito político de conquistar la voluntad popular y defender los votos de la mayoría en todo el país, enfrentando el ventajismo con participación ciudadana y no dejándose intimidar por un gobierno que debe aplicar la trampa para potenciar sus posibilidades de ganar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: